Mientras en la trastienda

Ayer estuve poniendo en marcha la cocina de carbón que, con el chaparrón que está cayendo ya iba siendo hora; la cocina en sí, tiene poco misterio para mi, una vez entiendes que primero van las piñas con algo de virutillas de madera, después la leña y, por último, el carbón; y cuando abrir el tiro y cuando cerrarlo y cuando atizar el fuego, lo demás sale solo.
Me puse a hacer masa para pan, de unos 300 gramos, la dejé reposar, la volví a trabajar y más tarde, la metí en el horno de leña. Pese a que calculé a ojo los tempos de cada proceso, el resultado salió satisfactorio aunque mejorable: después de más de una hora horneándose, quedó un poco crudo por dentro. Además, le faltó un poco más de sal. Por lo demás, ¡delicioso!

img_6409

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s