En la trastienda: Bombones rellenos de dátil y plátano

Es una fecha señalada, y por señalada quiero decir, una celebración, un cumpleaños; no dispones de mucho dinero para comprarle un gran regalo a la persona en cuestión, ni tampoco te satisface comprarlo ya hecho, bonito y empaquetado. Gracias a llevar meses encerrada en la cocina, estás sacando muchas habilidades que nunca creías tener, que ignorabas o que, directamente, aplastabas entre comodidades prefabricadas y prediseñadas, y adquiridas en una tienda donde ya han pensado por tí, lo que necesitas o necesitarás. Cuando dispones de poco capital, agudizas el ingenio, buscas alternativas, creas, imaginas y dibujas con la mente ese regalo perfecto para crearlo con tus manos; para hacerlo único, irrepetible y perfecto en su imperfección. Cuando compras un regalo hecho, compras tiempo, pues quieres ahorrártelo. Esto no se compra, esto se planea. Dos horas tienes, de dos únicas horas dispones y das lo mejor de ti para preparar unas albóndigas de tempeh con salsa de tomate, una buena ensalada y unos bombones de postre. Todo, sobre una mesa preparada para la ocasión.

Esto no se compra, esto se planea.
Esto no se compra, esto se crea y se crea, para regalarlo.

bombones

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s